Entrevista con Cindy Regidor y Katherine Estrada, realizada por Marina Palacios

Cindy Regidor, periodista en Confidencial, uno de los principales medios de comunicación  independientes en Nicaragua, nos cuenta en una entrevista acerca de su nuevo proyecto ‘Migrantes’, la nueva rama del medio destinado a la audiencia Nicaragüense en el exilio. Katherine Estrada, periodista y colega del equipo de Migrantes también comparte su experiencia en la entrevista. 

‘Hablamos de la reciente oleada de migración, básicamente decenas de miles de personas que salieron por la crisis socio-económica y política en 2018, pero también las comunidades de migrantes económicos que son oleadas históricas, desde los setentas, ochentas, noventas.’

Desde el 2018, Nicaragua atraviesa una grave crisis política que ha llevado a más de 88.000 Nicaragüenses al exilio, principalmente a Costa Rica, Panamá, México, Estados Unidos y España. Para responder a las necesidades de esta nueva audiencia nacional, nació la idea  del periódico Confidencial en Nicaragua, de la propuesta Migrantes, para poder llevar información a una comunidad cada vez más grande, y que anhela  preservar su conexión con su país de origen. 

M.P: ¿Qué es Confidencial y cuál es su proyecto ‘Migrantes’?

C.R.: Confidencial es un medio nicaragüense dedicado a reportar la coyuntura, pero también es un medio de análisis, reflexión, y reportajes de profundidad e investigación. Principalmente temas que tienen que ver con política y economía. También abordamos muchos temas que tienen que ver con derechos humanos y problemáticas sociales. 

Confidencial es uno de los medios de referencia y de mayor credibilidad, dirigido por el periodista Carlos Fernando Chamorro. Tenemos varios productos: un semanario que es una revista impresa, confidencial.com.ni, dos programas de televisión que actualmente solamente se transmiten a través del canal de YouTube porque estamos censurados por el gobierno de Nicaragua en  la televisión abierta. Tenemos una revista de estilo de vida llamada NIÚ, tenemos ahora unos programas de radio, y también uno de los proyectos nuevos es el proyecto ‘Migrantes’, que tiene como objetivo tener una cobertura permanente y de profundidad sobre la comunidad migrante de nicaragüenses en diferentes países: Costa Rica, Estados Unidos, España y otros. 

M.P.: ¿Cómo se ve ese proyecto en la práctica?

C.R.: Tenemos más de un año de hacer una cobertura consistente, planificada, y enfocada en los problemas que le interesan a la comunidad migrante nicaragüense y a la comunidad nicaragüense que tiene parientes, amistades y seres queridos que son migrantes y que residen en otros países. Y lo que hacemos es enfocarnos en cubrir a través de historias personales las problemáticas, los retos, las experiencias vividas y también las historias de superación de esa comunidad. Hablamos de la reciente oleada de migración, básicamente decenas de miles de personas que salieron por la crisis socio-económica y política en 2018, pero también las comunidades de migrantes económicos que son oleadas históricas, desde los setentas, ochentas, noventas. Nos enfocamos en contar cómo están esos migrantes en medio de la pandemia del Covid-19, problemas de explotación laboral, estatus migratorios irregulares, su regularización, pero también contamos historias de éxito, como migrantes profesionales que han destacado fuera, como un joven que por ejemplo se dedicó junto con un equipo selecto de científicos en el Reino Unido a mapear el corazón humano, o una joven doctora en finanzas que empieza su carrera brillante en la academia estadounidense.

Ejemplo de un artículo del proyecto Migrantes escrito por Cindy Regidor

M.P. : ¿Nos puede compartir alguna lección aprendida?

K.E.: En lo personal, me uní al grupo porque me considero parte de la comunidad migrante. Sentíamos aquella necesidad de darle visibilidad y pertenencia. Y lo que yo he notado a la hora de reportear, es que contar su historia es parte de un proceso de sanación para las personas que entrevistamos. Creo que más allá de informar, de exponer la situación, tanto lo positivo como las críticas que sufren los migrantes, hemos aprendido todos. Tanto las personas que entrevistamos como yo, como periodista. Aprendimos que el poder hablar y exponer su situación les ayuda a llevar sus procesos. Es una de las cosas en las que tratamos de enfocarnos a la hora de hacer un artículo, dar alternativas, tener una respuesta o un mensaje que sea esperanzador o de guía. Creo que eso a mí me ha ayudado como periodista y también como migrante.

M.P. ¿Cuál es su próximo reto?

C.R. Me gustaría agregar que el periodismo trata de contar cosas que aún no han sido contadas, ángulos o enfoques o historias que tal vez no han sido exploradas lo suficiente y a mí me da gusto pensar en este año y medio que tenemos de hacer esta cobertura. Me da gusto confirmar que hay muchas historias que están ahí y que merecen ser contadas y no lo estaban siendo sobre esa comunidad migrante que muchas veces es invisibilizada en Nicaragua y también en el lugar en el que  residen. Entonces me da gusto encontrar esas historias y ver la actitud de la gente y ver reflejadas las reacciones de la gente.

El reto es que realmente pueda ser un producto que pueda posicionarse como una necesidad permanente. Que realmente esté en la agenda mediática. Y que no solamente sea parte de la agenda mediática de Confidencial, que los demás medios también digan que hay temas y personas a los que prestar  atención. Y ojalá en políticas públicas que tienen que ver con migrantes. Hace poco, por ejemplo, descubrimos que 52.000 nicaragüenses en Costa Rica tienen su carnet de refugio vencido  y eso les trae un montón de problemas. El impacto deseado sería que la unidad de refugio diga “aquí tenemos que buscar cómo resolver más rápido”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.