Desde el 24 de febrero, el mundo entero, sin exagerar, se encuentra en una nueva realidad. La guerra comenzó no solamente en el territorio de Ucrania, sino también en todo el espacio informativo. Nuestros socios ucranianos News of Donbass, hromadske y Zaborona publican las noticias encontrándose, literalmente, bajo fuego y desde refugios antiaéreos. Muchos medios de los países vecinos tuvieron que decidir con urgencia en qué formato trabajar con la audiencia, cuando la información se actualiza vertiginosamente, para cubrir los eventos actuales con la mayor capacidad posible, pero al mismo tiempo sin olvidar la propia agenda.

Los colegas moldavos de NewsMaker han comenzado a mantener en su sitio web una página especial online, dedicada a los eventos relacionados con la invasión de Ucrania. Cada día de la guerra tiene su propia crónica, con información relevante proveniente de diferentes fuentes. Un Live similar fue lanzado por colegas de JAM-news. Y aquí es muy importante contar con socios de medios transfronterizos en cuya información se pueda confiar y estar seguros de que se ha chequeado, para no perder el tiempo en verificar dos veces los mismos datos. A menudo es mucho más fácil y rápido insertar un tweet, un video o una publicación en las redes sociales de colegas que volver a escribirlo y verificarlo uno mismo.

Página de inicio de JAM-news

En un flujo interminable de información, se pasa mucho más tiempo verificando la validez de los datos, para no caer en la trampa de las fake news. Natalya Antelava, editora en jefe del medio transnacional Coda Story, le contó a nuestro proyecto cómo trabajar con la desinformación, qué fuentes de datos usar y considerar confiables. La publicación ya hace tiempo viene trabajando con la desinformación a escala global, y esto es aún más relevante en las nuevas condiciones. Por ejemplo, la Euroradio bielorrusa lanzó un programa especial: «Cringe of the week», donde recopilan y refutan la propaganda más escandalosa de los funcionarios bielorrusos y rusos, así como de los periodistas progubernamentales.

Lo más comentado de la semana: estudiantes levantando su brazo derecho por Putin, los «pájaros» de Bandera y Konashenkov, la carrera al campo de concentración de Lukashenko

Las redes sociales siguen siendo una importante fuente de información. Muchos equipos de periodistas independientes realizan investigaciones basadas únicamente en la información publicada en las redes sociales. Telegram se ha convertido en las últimas semanas en uno de los sitios más populares para la difusión de información. Resulta que es una práctica habitual en Telegram enlazar a todos con todos y hacer reposts con sus comentarios. Para los medios de comunicación, esta oportunidad tiene varias implicaciones clave. En primer lugar, al contar con socios transfronterizos de confianza, es posible enlazar con ellos sin problemas, lo que ahorra mucho tiempo en la verificación de la información. En segundo lugar, para todos los medios de comunicación que trabajan sin descanso hoy en día, es muy importante el apoyo tanto de los colegas como de los lectores. Los reposts son un excelente indicador en este caso. 

En tercer lugar, al referirse unos a otros, los medios de comunicación permiten a sus lectores ver una imagen más amplia de lo que está ocurriendo. Mientras que hromadske, News of Donbass y Zaborona, por ejemplo, se centran en cubrir la agenda militar, NewsMaker publica en su página web información sobre las medidas de apoyo a los refugiados ucranianos en Moldavia.

Un aspecto importante de nuestro proyecto es que los canales de comunicación entre los socios de los distintos países funcionen eficazmente – afirma Svetlana Kozlova, coordinadora del proyecto Colab Medios.- Cuando empezó la guerra, no tuvimos que inventar y crear algo nuevo para intercambiar información; utilizamos la sala de chat existente. Literalmente, desde los primeros minutos, el chat se convirtió en una plataforma en la que los socios podían enviar sus posts y tomar los de sus colegas. Podemos ver en tiempo real cómo comparten y se citan entre ellos. Pero no es esto lo más importante, sino el apoyo que se dan los colegas entre sí. Ayudar a difundir material importante, encontrar contactos, ayudar con los equipos técnicos, ir a filmar algo en la frontera… ahora lo vemos todo en tiempo real. Ya no hay lugar para la competencia, sólo para la solidaridad y el apoyo mutuo. Es la única manera de que los medios de comunicación puedan sobrevivir incluso en los tiempos más difíciles.

En nuestra página de Facebook hemos recopilado enlaces a los canales de Telegram de nuestros socios:

Además del incesante flujo de información y del duro trabajo, los medios de comunicación en situaciones de guerra también pueden enfrentarse con problemas dentro del mismo colectivo, especialmente en las redacciones multinacionales. Cuando hay representantes de países en conflicto trabajando juntos, puede ser muy difícil evitar las disputas sobre quién tiene razón y quién no y centrarse sólo en el trabajo periodístico. Un excelente ejemplo de cómo salir de una situación así lo muestra la redacción de JamNews, que cubre los acontecimientos en todo el Cáucaso Sur. 

Hoy en día, el mundo es global y la guerra en Ucrania tendrá sin duda repercusiones globales. Ya está claro que una de las principales tendencias para los medios de comunicación independientes seguirá siendo la cooperación transfronteriza. Si nos unimos y nos apoyamos mutuamente, siempre será más fácil afrontar los retos globales y realizar un trabajo de calidad. El trabajo conjunto es mucho más que contenidos, es apoyo mutuo, ayuda en situaciones difíciles y comprensión de que los problemas no se limitan a un país y son mucho más amplios de lo que parece desde dentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.